Es relativamente frecuente que el uso de la joyería ocasione ciertos problemas en la piel, especialmente en personas que tengan una piel más sensible y/o reactiva. En este post lo que hacemos es un repaso de las recomendaciones básicas y comunes a todas las joyas y problemas, las cosas que debemos tener siempre en cuenta para evitar problemas en la piel por el uso de joyería. Y es que la mayoría de estos problemas se pueden solucionar fácilmente con estas precauciones básicas. ¡Toma nota!

Limpiar las joyas regularmente

Casi todos los problemas aparecen cuando la joyería no es limpiada debidamente. La suciedad, las bacterias, la grasa o el empañado que se acumula en nuestras joyas pueden afectar la piel. Siguiendo unas simples recomendaciones de limpieza de las joyas, los síntomas desaparecerán

Las joyas deben ser pulidas frecuentemente y limpiadas regularmente. Para limpiarlas segura y efectivamente, usaremso una pequeña cantidad de jabón suave (PH neutro) en agua templada y la frotaremos con un cepillo suave. Los cepillos de dientes son ideales para la limpieza de joyería, debido a los detalles y huecos que de otra manera serían de difícil acceso. Si la pieza estuviera demasiado sucia, la dejaremos en remojo 15 minutos. Después, enjuagar y secar con un paño limpio y suave.


Limitar el tiempo de uso de las joyas

También se recomienda quitarse las joyas de vez en cuando. Una regla en el uso de joyería es que ésta debería ser lo último que nos ponemos por la mañana y lo primero que nos quitamos por la noche. No llevando las joyas todo el tiempo minimiza la aparición de reacciones adversas en la piel.

Debemos quitarnos nuestras joyas antes de bañarnos, usar la sauna, jacuzzis o mientras nadamos en agua salada o piscinas.


Dejar que la piel respire

No abrocharnos las joyas demasiado apretadas si estas tienen cierres ajustables, como los collares o relojes de pulsera. Abrocharlas de manera que dejemos respirar la piel. Si los anillos nos quedan demasiado justos, podemos llevarlos a adaptar a nuestro servicio técnico. Adaptarlos a nuestra talla va a permitir a la piel respirar, evitando así la irritación y la alergia.


Escoger metales puros

Si sufrimos alguna irritación o alergia, debemos considerar una mayor ley. Las joyas con una ley más baja contiene más cantidad de otros metales, que pueden irritar la piel. Por el contrario, una ley más alta contiene menor cantidad de otros metales, por lo que es probable que cause irritaciones. En el caso de la plata deberíamos elegir siempre plata de 1ª ley, como la utilizada en nuestras joyas.

Rodio y paladio son metales preciosos que pertenecen al grupo del platino y normalmente son bien tolerados por la piel y, además son bastante resistentes al empañado. PANDORA utiliza rodio negro como un baño en algunas piezas de plata y oro blanco. En la aleación del oro blanco también se utiliza paladio. Mucha gente que nos ha comentado que ha sufrido reacciones alérgicas al oro blanco en el pasado, habían adquirido sus joyas en firmas que utilizaba níquel en vez de paladio en sus aleaciones de oro.


Uso de polvo de talco

El polvo, libre de óxido de zinc, en las zonas de la piel que están en contacto con las joyas, absorbe la humedad y la sudoración, reduciendo las posibilidades de irritaciones de la piel y las reacciones alérgicas. Bastará con aplicar una pequeña cantidad de polvos de talco en la piel antes de ponernos las joyas.